Podar el roble


11 El momento ideal para podar un roble depende de la finalidad que busquemos con ella.

Si queremos que el árbol aumente su capacidad productiva de bellotas lo conveniente es realizar una poda drástica en otoño o invierno, aprovechando la parada vegetativa del árbol. También es conveniente esperar a estos meses si la poda que hemos de realizar es de rejuvenecimiento.

Siempre que tengamos que eliminar gran cantidad de ramas es mejor que el árbol se encuentre en reposo. Cualquier otro tipo de poda, bien sea de formación cuado el árbol aún es joven o de mantenimiento, si queremos que la copa tenga una forma determinada, se puede realizar en cualquier época del año. Hay que tener en cuenta que cuanto menor sea el corte más fácil le será la cicatrizar y si el corte es de tamaño considerable es recomendable el uso de una pasta de cicatrización. Es aconsejable podar para eliminar ramas secas, tocones que quedaron en otras podas y ramas entrecuzadas que se molesten.

Es conveniente que los cortes se hagan con herramientas bien afiladas y limpias y realizarlo con cierto ángulo para que el agua de lluvia o del riego resbale y no produzca humedades. .