Principales tareas para el mantenimiento del césped: Aireación y resiembra


11 En estos días hemos hablado sobre las principales tareas para el buen mantenimiento de nuestro césped y cómo llevarlas a cabo adecuadamente.

Ya vimos el corte y altura del césped, su riego y el control de malezas así como la fertilización.

En esta ocasión hablaremos sobre la aireación y el sembrado de nuestro césped. Cuando el césped ha sido implantado hace varios años comienza a presentar problemas debido a la compactación de su uso. Si se observan zonas donde el pasto crece menos o se torna amarillento, ha llegado, entonces, el momento de ?airear?, es decir de mejorar la aireación del suelo. Para ello puede usarse una laya.

Esta se entierra y se realiza un movimiento hacia delante y hacia atrás, repitiendo esta práctica en toda la superficie.

Lo ideal es hacerlo a lo largo y lo ancho del terreno y también en forma oblicua, repitiendo la práctica cada seis meses. En lo que se refiere a la resiembra, en el invierno, varias especies que se utilizan como césped suelen ponerse amarillas, perdiendo el atractivo. Por este motivo, durante el otoño, se realizan resiembras para mantener la carpeta siempre verde.

En éstas se utiliza rye grass anual, con una densidad menor que cuando se siembra en forma directa sobre el suelo. Luego, se cultiva en forma manual y, por último, se cubre con una tela antihelada durante diez días.

Una vez germinado el pasto, no se debe pisar, ni cortar por 10 o 20 días. La resiembra puede practicarse todos los años..