Qué debemos tener en cuenta a la hora de preparar el jardín


11 Lo primero que hay que hacer es conocer las condiciones ambientales del lugar de residencia.

Se trata, fundamentalmente, de establecer las posibilidades que el clima y el terreno nos brindan y entonces, a partir de ahí, realizar todos aquellos pasos generales que nos permitirán disfrutar de un jardín en condiciones óptimas. Trataremos aquellos aspectos que nos permitan conseguir un buen jardín adaptándonos a nuestro entorno, es decir, sacando provecho de lo que la naturaleza ya ha hecho nosotros en el curso de la evolución.

Es bueno utilizar las plantas que crecen de modo natural en el paisaje que nos rodea, pues con unos mínimos cuidados tendremos garantizada su supervivencia. La riqueza y la variedad de la flora ibérica son suficientes para que no tengamos problemas a la hora de combinar formas vegetales, tipos de porte o color de la floración. Hay suficientes especies autóctonas para crear un jardín gran belleza, perfectamente entroncado en nuestro paisaje.Este jardín nos planteará menos problemas, resultará más barato y, además, servirá de cobijo y proporcionará alimento a muchos de los pequeños animales que podrán acudir a él.

Este aporte adicional contribuye, sin duda, a mejorar la calidad ambiental de nuestro jardín y, por ende, de nuestro propio entorno vital..