Qué es la poda


11 Cuando hablamos de poda, nos estamos refiriendo a la operación que consiste en eliminar las ramas y las raíces de las plantas.

La poda en las plantas ornamentales es una poda de intensidad media a leve, es decir, se realiza un recorte general, que acompaña siempre el crecimiento de la planta.

La intensidad de la poda puede ser muy variable, desde el corte de una rama gruesa de un árbol al despunte de los tallos principales. El corte depende de la especie, su crecimiento, las condiciones del suelo, el clima, etc., así por ejemplo los arbustos rústicos de crecimiento rápido aceptan bien una poda media a corta (quita de entre el 30% y el 50% de la longitud de las ramas). En el caso de los arbustos de crecimiento lento sólo admiten un recorte.

Se puede reducir o eliminar la necesidad de podar cuando se selecciona una planta según el lugar donde va a estar ubicada.

Por eso cuando se comienza a proyectar un jardín de superficie reducida, conviene pensar en las especies adecuadas a ese espacio. Especies que crezcan lentamente sin elegir plantas de crecimiento rápido, que generalmente alcanzan gran desarrollo y que al poco tiempo obligan a reducir su volumen mediante la poda. Conviene evitar intercalar arbustos y árboles rápidos con plantas de crecimiento lento, porque generalmente terminan siendo podados para evitar que invadan los espacios ocupados por las plantas lentas..