Reconoce que tipo de suelo tienes


11 Tanto para saber el abono adecuado o si determinada siembra va a ser fructífera o estéril, hay que conocer el tipo de suelo.

Un ingeniero agrónomo lo reconocería fácilmente, pero evidentemente la idea es que no llamemos a un profesional para hacer nuestra quinta en el fondo de casa o en un rincón de la casa de campo. Por esta razón, el siguiente procedimiento te ayudará a tener una idea de la textura de tu suelo.

Toma un puñado de tierra y amásalo con agua y luego trata de hacer con el barro formado una cinta o un pequeño rollo. Si logra concretar esta operación y el rollo o cinta se mantiene, entonces significa que el suelo es de textura fina.En el caso de que lo logre, pero que luego se rompa con facilidad, se trata de una textura mediana. Si no puedes amasar un rollito o cinta, es porque la textura es gruesa. Al trabajar así con el barro, notarás además, otras particularidades.

El suelo arenoso se percibe por la rugosidad y porque no se pega.

La tierra arcillosa, en cambio, se pegará a los dedos. El limo se siente aterciopelado y es poco adhesivo..