Reproducción de plantas (II): multiplicación por semillas


11 Este tipo de reproducción se da de forma natural tanto en plantas de ciclo anual como con algunas perennes.

Pero nuestra intervención en este proceso, también cuenta, y en ese sentido vale la pena puntualizar algunas consideraciones.

Un primer paso es la correcta recolección de semillas en el momento preciso en que estén listas; es muy simple de saber cuando es ese momento: será cuando las semillas caen y/o se desprenden sin dificultad. Cuando las hemos recolectado, es importante verificarlas con el fin de descartar las que estén con síntomas de enfermedades o se vean más maltrechas. Luego hemos de guardarlas en un lugar frío, ventilado, seco y oscuro hasta que sea tiempo de sembrarlas.

¿Cuánto puedes esperar? No más allá de dos años en general. Es necesario preparar así el lugar de siembra: si hablamos de un recipiente es importante colocar en el fondo una pequeña cantidad de piedrecitas o arena bien gruesa con el fin de favorecer el drenaje.

Luego extiendes el mantillo (si lo mezclas con arena tanto mejor) hasta llegar a una distancia de un dedo aproximadamente de su borde. Acto seguido procedes a la siembra y cubrirás la semilla con mantillo: será apenas si hablamos de semillas muy pequeñas y un tanto más si son más grandes. Regarás con una regadera suave y es aconsejable cubrir de tal forma que la semilla germine en un ambiente húmedo y oscuro, preferiblemente a unos 20ºC.

Una vez germinada puedes sacarla a la luz, en los primeros tiempos no es aconsejable sol directo..