Riego de las rosas (I)


11 Este mes hemos dedicado abundante espacio a una de nuestras flores favoritas: las rosas.

No es para menos, todos nos desvivimos por cuidarlas y ellas son delicadas, requieren - en cierta forma- de nuestros mimos. Te invito a releer algunos de esos posts, por ejemplo el referente a cuidado de las rosas en verano.

Ahora enfocaré atención en un tema que requiere esmero: el riego de las rosas, por cierto, un aspecto que involucra varias consideraciones. Lo primero que menciono es que son plantas que en general toleran bien un riego espaciado, pero éste será necesario si queremos una floración vigorosa. La gran interrogante es siempre cuánto regar y esa respuesta va en función de varios factores. El primero que voy a valorar es el tipo de rosal.

Siempre que hablemos de rosas de gran tamaño o de plantas de rosales trepadores, estaremos ante un mayor requerimiento de agua, especialmente en este último caso donde el agua además de absorberse a nivel radicular, debe circular por toda la planta..