Riego de plantas carnívoras (I)


11 El agua que suministramos a las plantas carnívoras es de relevante importancia para su desarrollo y crecimiento.

Todas las plantas carnívoras deben regarse siempre con agua que no contenga sales disueltas, de lo contrario podemos provocar su muerte.

Por este motivo no debemos regar nuestra planta carnívora con agua del grifo. El efecto no es inmediato, pero la acumulación de sales terminará por afectarle.

Una alternativa es regarla con agua destilada. La mejor manera de regar una planta es con agua de lluvia, pero ésto no es algo fácil de conseguir siempre.

En muchas zonas la lluvia es bastante escasa. Una opción es recogerla y almacenarla en garrafas o bidones, pero la cantidad se puede quedar corta.

También se puede emplear agua filtrada por ósmosis o incluso el agua recogida de la condensación en los aparatos de aire acondicionado domésticos.

Cualquiera de los dos tipos es agua que las plantas pueden a tolerar. .