Riego de plantas carnívoras (II)


11 El riego de las plantas carnívoras es uno de los puntos más delicados de su cultivo.

Las necesidades hídricas varían mucho según las especies y cada una tiene un método de riego apropiado. A las Dionaeas y Droseras les gusta mucho el agua.

El modo más conveniente para regarlas es ponerlas sobre un plato con un dedo de agua en el fondo. Entre riego y riego conviene dejar pasar dos o tres días. Las Nepenthes se riegan de la misma forma que la mayoría de las plantas de interior.

Una vez a la semana en invierno y en verano más a menudo, según el calor ambiental.

Es importante mantener la humedad de la planta pulverizando agua todos los días. Las Cephalotus son muy exigentes con el riego y pueden alterarse rápidamente tanto por exceso como por falta de agua. Se deben regar cada dos o tres días procurando que el sustrato siempre esté húmedo. .