Rosa banksiae


11 Estos bellísimos ejemplares deben su nombre a la esposa de un director de los famosos jardines ingleses Kew gardens.

Allá por 1807 fueron introducidas en occidente desde China y su popularidad fue inmediata. Entre otros motivos por dos razones de peso: su belleza y su vigor.

El color de su variedad más frecuente es blanca o amarilla y lo cierto es que este rosal trepador se ha vuelto uno de los más elegidos a la hora de vestir un jardín. Lamentablemente, no tienen perfume, pero su vistosa floración primaveral compensa ese detalle, además del hecho de que al ser perenne siempre aporta presencia importante. Por último hablemos de los cuidados que requiere. Necesitarán riego constante pero moderado especialmente en verano, no obstante soporta bien la sequía por lo que es preferible agua de menos que de más.

Crecerá muy bien si goza de buen sol, suelo bien drenado y abonado por al final del invierno. Referido: anamaizrosas.