Rosas modernas


11 En 1987 se creó en Europa el primer híbrido de té, la variedad La France, dando comienzo a un periodo de gran éxito en la obtención de nuevas variedades que ha llegado hasta la actualidad y que se engloban dentro del grupo de las llamadas rosas modernas.

Las rosas de té eran rosas de origen oriental que llegaron a Occidente transportadas en macetas donde se transportaba té.

Por esta razón o quizás también por su peculiar y delicioso aroma, se les denomina de esta manera. En los híbridos de té destaca la robustez del arbusto y lo repetitivo de su floración durante la temporada. Las flores son grandes y únicas en tallos largos y rígidos, destaca la forma de la corola porque los pétalos centrales sobresalen de los que circundan. Existe una gran gama de colores en estas variedades.

Muchas tienen un agradable aroma y otras, aunque carezcan de perfume, son muy apropiadas para confeccionar ramos. .