Secado de las hierbas aromáticas


11 El proceso de secado de las hierbas aromáticas, tiene algunos secretos.

Por supuesto que hablamos de aquel secado que podemos realizar por nosotros mismos, no el que se lleva a cabo a nivel comercial o industrial. En primer término hay que determinar el uso que se suele dar al arbusto una vez seco.

Hay algunos que se utilizan enteros, es decir ramas y hojas y otros de los que sólo se usan las hojas. En general se forman ramilletes, de tal forma que queden flojos, es decir no compactados, pues es importante que circule el aire entre sus intersticios. Hay dos formas de proceder después: una es colgarlos boca abajo y otra es distribuirlos sobre una tela fina preferiblemente de algodón. En ambos casos, los ramilletes deben moverse, darlos vuelta y procurar - insisto en este punto- la circulación de aire.

Siempre deben conservarse en un lugar seco con buena oscuridad y a una temperatura aproximada de 23°C.