Seguridad en el jardín, veredas y accesos


11 La seguridad en el jardín, especialmente en época de primavera y verano, donde pasaremos casi la mitad del día en él, es fundamental.

Esta seguridad involucra varios aspectos que iremos abordado uno a uno y comenzamos hoy por el tema de las veredas y accesos. Quizá debería ampliar el concepto a pavimentación y caminería, porque de hecho lo que pretendemos es que todo el jardín proporcione condiciones seguras para transitar en él.

Una de las mayores causas de lo que podríamos titular como accidentes de verano en los jardines son los resbalones. El punto clave es que todo pavimento debe estar instrumentado de forma tal que aún mojado sea seguro y no promueva resbalarse pues ya sabemos que nuestros peques corren mucho y especialmente se mojan mucho en esta época. Por tanto, lo ideal es todo pavimento áspero y evitar los más lustrosos y resbaladizos, como la piedra laja e incluso evitar sectores de barro encharcado. ¿La mayor preocupación? Sin duda, los alrededores de la piscina si la tienes (tanto fija como estructural o pequeña de goma).

Todo su alrededor debe ser de un material tal que permita que el pie descalzo o calzado se afirme muy bien.

Ideal, sin duda la madera o la goma (ésta última se recalienta más y puede despedir feo aroma), pero sino, cualquier pavimento áspero. Relacionado: Cubierta para piscinas.