Semillas de buena calidad, la clave de una siembra exitosa.


11 Plantar césped, o verduras, o flores a partir de una semilla tiene para nosotros ( los "jardinófilos" ) una mística muy especial.

Se mezcla además con una especie de desafío que muchas veces nos hace elegir esta modalidad cuando podríamos optar por un acodo u otro sistema de reproducción vegetativa. Por eso vale la pena poner en juego algunas reflexiones y compartirlas.

Las personas más inexpertas podrían llegar a pensar que todas las semillas o las marcas de éstas son parecidas y que un buen critrio para ahorrar podría ser adquirir semillas más baratas. A primera vista, un paquete de semilla puede parecer igual a otro, pero si no hay de por medio una confiabilidad en la marca o en la experiencia que tengas acerca del origen de la semilla que tienes en tus manos, créeme que lo barato puede llegar a ser realmente caro... Que el contenido del paquete no sea 100% semilla ni 100% buena semilla, podría ser el menor de los problemas. De hecho lo más peligroso es todo aquello que viene como consecuencia de plantar una semilla de mala calidad, y piensa que tendrás que convivir con esos problemas durante toda la vida de la planta.

Si te cuesta decidirte, por un mero tema económico, te propongo ue pienses la compra de semillas en términos de una inversión y no de un gasto.

Te aseguro que variará tu perspectiva al respecto..