Siembra en almácigos (I)


11 Si algo puede estimular a quien se inicia en la jardinería es cultivar plantas a partir de semillas recogidas en su propio jardín.

En general, éstas deberían recolectarse una vez que estén maduras y almacenarse en un lugar seco, oscuro y bien ventilado. Pero también podemos recurrir a semillas empaquetadas que nos ofrecen comercios del ramo.

Existen especies que por su naturaleza requieren un tratamiento más especial a la hora del sembrado y en dicho caso podemos optar por el uso de los almácigos. Normalmente las semillas vienen acompañadas de sus propias instrucciones que detallan el momento propicio para la siembra y cualquier clase de cuidado o atención especial que requieran. En general, el momento más apropiado para una siembra es a final del invierno y principios de primavera, aunque puede haber especificidades. Normalmente, desde la siembra hasta la floración suelen transcurrir entre ocho y doce semanas.

En la próxima entrega de esta serie, detallaremos paso a paso lo que debes hacer para conseguir una plantación exitosa de semillas en almácigos..