Suelos de mampostería: ideales en porches y patios


11 Para conseguir un ambiente más rústico en porches o terrazas, y siempre que se trate de plantas bajas, se puede instalar suelos de mampostería.

Se trata de la colocación de un pavimento de cantos rodados o pequeños adoquines sobre una base de cemento. Tanto en el caso de los cantos como en el de los adoquines se trata de materiales naturales, con una resistencia absoluta y que requiere de pocos cuidados.

Los materiales resultan económicos, pero la mano de obra encarece notablemente el presupuesto. Debido a las irregularidades que presentan este tipo de suelos resultan algo difíciles de limpiar, pero aún así son un pavimento clásico que se ha utilizado en las casas de campo de toda la vida. Otra posibilidad es cubrir el suelo con cantos, adoquines o gravilla fina sin cementar. Se trata de opciones reversibles que te permitirán reutilizar el espacio si en el futuro prefieres instalar un manto de césped; eliminar una capa de estos materiales es mucho más sencillo que levantar un pavimneto cementado. Cada caso requerirá una base específica.

Bajo los adoquines hay que colocar una capa de arena bien nivelada y apisonada, bajo la grava se debe instalar una malla antihierbas que evite el crecimiento de herbáceas no deseadas. .