Sugerencias para mantenimiento del césped en vacaciones (I)


11 El hecho de tomar unas vacaciones, - que lógicamente significa un período de ausencia por tu parte- , no tiene que afectar necesariamente la buena salud y buen aspecto de tu jardín.

Existen formas de sostener el riego de las plantas de interior, algunos trucos que puedes intentar (ya los abordaremos más adelante), pero hoy me gustaría enfocarme en un punto que suele parecer a veces más complejo: el cuidado del césped en tu ausencia. Lo primero que te digo es que no desesperes, pues si eres de las personas cuidadosas y prolijas con tu césped -seguro que sí-, sólo tendrás que hacer algunos ajustes en tu rutina habitual, quizás variar un poco alguna frecuencia de calendario, pero poco más.

Asumiendo que tienes vacaciones en verano, los puntos clave a considerar son dos: por un lado el lapso que dura tu ausencia y por otro el tipo de plantas sobre los que deberás planificar cuidados. En general, la mayoría de las veces nuestro período de vacaciones no supera los 15 días. En ese caso, lo que aconsejamos es que hagas un corte a la altura habitual, lo más cerca posible del momento de emprender viaje.

El aspecto de tu césped se sostendrá razonablemente bien durante ese lapso.

Si superas esa cantidad de días, habrá que pedir ayuda a alguien, por motivos de salud del césped y también de seguridad. Si al retornar, el césped hubiera crecido demasiado (quizá por un verano con ciclos lluvia/sol más frecuentes de lo habitual) , lo que debes evitar es que al hacer el siguiente corte queden antiestéticos manchones. El truco para evitar esto es bastante sencillo: sólo debes cortar a una altura un poco mayor que lo habitual; el próximo corte lo harás normalmente..