Tipos de bonsáis: El haya (II)


11 Hace algunos días comenzamos a hablar sobre los diferentes tipos de bonsáis, destacando sus principales características y cuidados.

Hoy seguiremos viendo cómo desarrollar labores como la poda y el transplante en esta especie cuando se la cultiva como bonsái. TRANSPLANTE Esta importante labor se efectúa siempre durante la primavera; el transplante se debe realizar cada 2 o 3 años en función de la edad del árbol; por ejemplo, los ejemplares de más de 50 años deben transplantarse cada 4 o 5 años. Después de haber recortado entre la mitad y las dos terceras partes de las raíces, se coloca el árbol en una maceta más grande. PODA Luego de realizar el transplante y la poda de raíces, es conveniente practicar una poda de ramas y hojas.  Sus nuevos brotes son muy vigorosos por lo que deben estar despuntados.

Se debe pinzar antes que alarguen los crecimientos, justo unos días después de eclosionar las yemas. En cuanto a la poda de las ramas, esta debe ser ligera y efectuada después del transplante. Al ser un árbol de crecimiento lento, se debe podar solo una vez al año cortando en bisel y dejando de 2 ó 3 hojas por rama justo por encima de una inserción foliar, lo que favorecerá una buena ramificación de las nuevas ramas..