Tipos de reproducción (IV): acodos


11 En el último post de esta serie ya nos hemos enfocado a los llamados métodos de reproducción vegetativa, específicamente habíamos hablado de la división de matas.

Es el turno ahora de los acodos. Este método es elegido sin duda por los jardineros y agricultores más experiente a la hora de reproducir árboles, arbustos y trepadoras.

Es de hecho una técnica simple y que produce muy buenos resultados en plantas que de otra forma demoraríamos años en multiplicar como es el caso de ciertos árboles, arbustos y trepadoras. El método consiste en una forma de propagación que conseguirá promover el enraizamiento de un tallo cuando aún está conectado a la planta madre. Cuando esta explosión radicular se consigue ya se puede separarlo de inmediato y formar una planta funcionalmente autónoma.

Para hacerlo, es importante elegir una rama relativamente joven, debe tener como máximo unos dos años y poseer por lo menos una yema. Luego realizas un corte pequeño o retuerces la rama bruscamente siempre debajo de la yema.

El momento ideal para realizar un acodo es durante el periodo frío en el caso de los árboles y arbustos de hoja caduca. Para los que mantienen las hojas, podrás hacerlo sin problemas a lo largo de todo el año..