Tipos de suelo: Suelo arcilloso (I)


11 En estos días hemos estado hablando sobre el suelo, destacando sus generalidades así como la importancia de algunas variantes como la profundidad del suelo.

Hoy comenzaremos a ver los distintos tipos de suelos, hoy veremos las propiedades del suelo arenoso. El suelo arcilloso se caracteriza por tener un drenaje inadecuado para las necesidades de las plantas.

En general, se forman charcos en la superficie cuando el riego es excesivo o en ocasiones de lluvias intensas. Esta tendencia se agudiza en las zonas bajas del terreno, ocasionando la pudrición de las especies allí plantadas. Una forma de resolver este problema es instalar tubos de drenaje.

Esto se logra al cavar zanjas paralelas a 40cm.

de profundidad y 50cm. de distancia entre sí, y conectarlas a una zanja principal colocada en posición perpendicular como colectora de las demás.

Luego, se cubren los surcos con 10cm.

de grava (piedra machacada). Se acomodan sobre esta capa tubos plásticos corrugados y perforados. A posteriori, se conecta la tubería a la zanja perpendicular.

Luego se tapan los tubos con otra capa de piedra (de 20cm) y sobre esta se coloca tela geotextil (tejido cuadriculado plástico9 para evitar que la tierra penetre en la grava.

Se completa con sustrato necesario hasta nivelar (más o menos 10cm). Otra posibilidad menos drástica para la composición del suelo consiste en crear pendientes. En aquellos sitios donde el agua se acumula, se extrae un poco de tierra para que el líquido circule y despeje la zona de plantación.

Puedes destinarse un pequeño sector del jardín con el fin de acumular el agua escurrida y luego recolectarla o conducirla por una canaleta a una rejilla existente..