Transplante de plantas carnívoras


11 Las plantas carnívoras necesitan pocos transplantes, en líneas generales será suficiente con hacerlo cada dos años. El transplante se debe realizar al comienzo de la primavera, poco antes de que las plantas salgan de su periodo de latencia (las que lo tienen).

Nunca se deben transplantar en otoño o en verano porque puede ocasionar graves daños en las raíces y provocar la muerte de la planta. Como nuevo recipiente elegiremos una maceta mayor a la que tenemos y en proporción al tamaño de la planta.

Recordemos que el tiesto no debe ser de barro por las sales que puede aportar al agua en los riegos, mejor de plástico o vídrio. Es conveniente poner una pieza de malla en el fondo de la maceta para cubrir los orificios de desague. A continuación se extrae la planta evitando descomponer el cepellón para mantener el sustrato viejo y se introduce en la maceta nueva.

Se rellena con sustrato nuevo de esfango. .