Tu propia huerta: una posibilidad apasionante


11 Siempre consideré algo así como una idea de "ensueño" el hecho de poder tener una pequeña huerta en mi casa..

y aprovechar cualquier momento para dedicarme a ella, con el disfrute adicional de utilizar hierbas, aromas y sabores producidas por mí misma en los platos que preparo para mi familia.

Comencé con cosas muy fáciles de cultivar y mantener.. y así pude aromatizar postres con tiernas hojas de Menta recién arrancadas, o dar un toque diferente a algunas salsas con Romero bien fresco... Eso me motivó mucho ¡ créeme ! y quise apostar a más...

Básicamente lo que quiero compartir es el hecho de que tener una huerta en casa es más fácil que me imaginaba, pues el el ingrediente principal es la paciencia! Si fuera por mí, pretendería que las cosas fueran tan rápidas como sembrar un día y cosechar al otro! Pero una vez que empiezas y entiendes - a la vez que disfrutas - los tiempos de la naturaleza, cada vez que utilices las cosas de tu propia huerta, comrpobarás que todo tiene otro sabor. Anímate a dar el primer paso: selecciona una esquina donde dé el sol por lo menos en la mañana.  Consigue un recipiente donde poner la tierra, un regador, buena tierra y algunos elementos como palas y rastrillos para airearla: esos son los elementos básicos.

Comienza con hierbas nobles, como orégano, menta o romero, su facilidad de crecimiento te asombrará y aumentará tu motivación. Créeme que otras cosas como morrones y tomates, crecen con mucha más facilidad de lo que imaginas, incluso en espacios reducidos como macetas o jardineras. En el caso de los tomates, sólo debes colocar un tutor rígido para que la plata se mantenga erguida al momento que los frutos comienzan a cerecer. Te desafío a tomar la decisión y comenzar ya! No dejes de compartir tus avances y buenas experiencias!.