Tulipán, cultivo (I)


11 Aunque muchos creen que el Tulipán se originó en Holanda, esta bellísima flor aún es objeto de dudas en cuanto a su origen.

Según la mayor parte de las fuentes es de origen turco, aunque hay quienes aseguren que surgió en China.

Fue así bautizada debido a su semejanza con el tulbend, el turbante usado por los hombres en Turquía. De la familia de las Liliáceas, sus hojas pueden ser oblongas, ovaladas o con forma de lanza. De su centro surge esta bellísima flor, que está compuesta por seis pétalos.

Existe una infinidad de variedades, más de cien, de los más diferentes colores y formas. Hay que tener cuidado al manipularla: su bulbo contiene alcaloides y oxalatos de calcio, sustancias tóxicas responsables por conjuntivitis, rinitis y crisis de asma. El cultivo de esta flor requiere algunas consideraciones, que detallaremos en posteriores publicaciones, a partir de mañana.

De todas formas, y aunque su cuidado no sea la tarea más sencilla, la singularidad de su belleza nos invita a intentarlo..