Una trepadora especial: la Santa Rita (Bougainvillea)


11 Es una de las favoritas a la hora de pensar a futuro cuando tenemos la intención de cubrir un rincón de nuestro jardín con una trepadora o apoyante de fuerte desarrollo.

Sus tallos pueden tener espinas y sus hojas son entre ovales y elípticas.

Suele ser semi-persistente y en regiones muy frías puede llegar a pelarse completo. Pero la inversión en ella vale la pena: en primavera, nos regalará grandes racimos florales verdaderamente vistosos y nutridos.  Hay variedades de  diferentes colores: rojo, fucsia, salmón, rosa, naranja y rosa pálido. A pesar de que su crecimiento puede ser sensible a heladas, es considerada una planta resistente.   A este respecto, si hay heladas o si llueve haciendo frío, aunque no hiele, deberás tener la precaución de protegerla con un acolchado en su base y de ser muy intenso el frío, será necesario cubrirlo con un plástico agarrado en el suelo con clavos para que no le llegue la lluvia a sus raíces.

en realidad las temidas heladas no son tan graves en sus partes aéreas, dado que rebrotará desde abajo otra vez en primavera. Se desarrolla en suelos fértiles y bien drenados.

No se consideran buenos para ella los excesos de agua. Hay un dicho popular que dice que la Santa Rita cuanto más sufrida (en escasez de riego), más florida.

En cuanto a poda todo lo que debes hacer es cortar las ramas largas y no principales, dejándolas de unos 30 cm y en donde quedarán muchas pequeñas ramitas por donde brotará la planta uniformemente..