Vecinos unidos para salvar los árboles


11 En la finca de la calle Arimon, concretamente en el número 7, está teniendo lugar una curiosa resistencia por parte de algunos vecinos, que montan incluso guardia y han conseguido más de 300 firmas. La razón es el derribo de una torre que está situada dentro del jardín, pero a la vez los árboles corren peligro de resultar dañados.

Esta edificación no tenía expediente de Parques y Jardines, por lo que no debería de haber iniciado ninguna construcción. La empresa constructora ha decidido donar el principal árbol del entorno o, por lo menos, el más representativo: un azufaifo (Ziziphus jujuba, en la imagen).

Ahora queda saber cómo y dónde será transplantado, porque de lo contrario el árbol podría no sobrevivir y los esfuerzos de los vecinos, de balde. Más sobre la noticia: Elpaís.