Adios para siempre. Animales extintos. Tigre de Tasmania o Tilacino


11 El Tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus), también conocido como lobo de Tasmania, talacino, lobo marsupial o tilacino era un carnívoro marsupial nativo de Australia.

El último ejemplar que se capturó vivo fue vendido al Hobart Zoo de Tasmania en 1933 murió en 1936.

Recién entonces el Gobierno de Tasmania lo declaró “especie protegida”, pero ya era demasiado tarde. El tilacino tenía un gran parecido con los cánidos de otros continentes, a pesar de no estar emparentado con ellos. Al igual que los cánidos, era un carnívoro adaptado a la captura de presas de tamaño pequeño o mediano.

Tenía un cuerpo estilizado, patas finas y cola delgada.

Su pelaje era corto con rayas negras o marrones en la parte trasera, de ahí el nombre de "tigre". Las mandíbulas podían abrirse hasta extremos asombrosos, casi como las de un reptil, y estaba dotada de 46 dientes. Antes de la llegada de los colonos ingleses y los dingos, el tilacino no tenía competencia, pero no pudo hacer frente al nuevo competidor.

Los ataques a los rebaños de ovejas hizo que los pastores y el propio gobierno colonial los considerarlos alimañas necesarias de exterminio.

Y lo lograron antes de la primera mitad del siglo XX. Se han conservado células de tilacino, por lo que esperamos en un futuro que la ciencia vuelva a la vida a esta desaparecida especie. El último tilacino fue filmado y fotografiado con vida en el año 1933, mientras deambulaba en el interior de su jaula en el zoo de Hobart, en Tasmania.

Tres años después, este último ejemplar moriría por un despiste de sus cuidadores: olvidaron cerrar la jaula en que dormía y el animal murió de frío.

Las últimas imágenes del tilacino, mudas y enigmáticas, nos muestran un animal que parece sacado de un relato fantástico.