Alimentación de perras embarazadas: Consultorio de mascotas


11 "Tengo una perra Pastor alemán de tres años que está embarazada, y quisiera saber si durante la preñez hay que hacer algún cambio en su alimentación.

Desde ya agradezco su respuesta". Sin lugar a dudas, durante el embarazo de una perra y hasta el destete de los cachorros hay que prestar mucha atención a sus comidas, porque sólo si la hembra se encuentra en perfecto estado físico podrá brindar a sus bebés una buena salud. La perra embarazada tiene que recibir un gran aporte de proteínas, que pueden obtenerse con la ingesta de carne, leche, verduras y, obviamente, el alimento balanceado.

En algunas oportunidades resultan necesarios complementos de calcio y sales minerales, pero solamente podrán ser administrados por el veterinario. Durante el embarazo es recomendable que la perra no esté gorda: además de causarle serios problemas de salud, la obesidad puede complicar los partos por cesárea. Los ejercicios moderados también ayudan a facilitar el momento de dar a luz, además de mantener la figura y garantizar el bienestar de la mascota. Deben evitarse los alimentos que producen fermentación intestinal, como las harinas, porque producen gases y, consecuentemente, cólicos.

Para mejorar la digestión de las perras embarazadas es bueno fraccionar sus raciones, ofreciéndole una menor cantidad de alimentos más veces durante el día. Las cantidad de comida irá variando a medida que avanza el embarazo de la perra: auméntala gradualmente, hasta llegar a un 50% más que antes de la preñez..