Anticuerpos y vacunas en nuestras mascotas (I)


11 Nuestras mascotas viven expuestas a muchísimos agentes nocivos que pueden afectar su salud, pero no lo hacen porque su sistema inmune se prepara desde antes del nacimiento para reconocer y eliminar cualquier elemento que ingrese al cuerpo.

Este sistema inmune sin embargo es inmaduro y aún no ha contactado con muchos otros elementos que se presentarán luego de nacer. Cuando los animales nacen, reciben anticuerpos producidos por su madre cuando beben el calostro, es decir, la leche que beben durante las primeras 24 horas de vida; y si esa madre fue vacunada, también reciben los anticuerpos producidos por ella, que protegen al cachorro o gatito aproximadamente por dos meses. Cuando pasa este tiempo, esos anticuerpos desaparecen y se produce una baja en las defensas del cachorro, que con un sistema inmune aún inmaduro puede enfermar o morir si contacta con ciertos virus, bacterias, protozoos, etc.

Debido a esto, es desaconsejable sacarlos de casa, ya que las enfermedades más conocidas se transmiten por contacto directo con otros animales, restos de deyecciones en las aceras, virus que permanecen en el ambiente, etc. Para que los animales produzcan anticuerpos eficientes, debe existir un primer contacto con la enfermedad, y es por ello que existen las vacunas, para producir ese primer contacto sin enfermarlos, ya que contienen virus o bacterias muertos, atenuados (vivos pero sin capacidad de enfermar), o solo partes de ellos. No te prierdas la segunda parte!.