Ardillas como mascotas


11 Aunque son muy bonitas de ver, y su simpatía las ha hecho protagonistas de muchos dibujos animados, las ardillas no son animalitos tan cariñosos como aparentan. Si has decidido tener ardillas en tu hogar, lo mejor sería adoptar a varias, y ubicarlas en una jaula de grandes proporciones, así podrás observarlas corretear y jugar, y estarán ellas más cómodas.

Recuerda siempre verificar las especies antes de llevártelas a casa, puesto que las silvestres están protegidas y no son aptas para el cautiverio. Un dato importante es tenerlas de muy pequeñitas, hasta un mes de edad, porque es la única forma de que se vuelvan domesticables.

Con el tiempo podrán acostumbrarse a la presencia de las personas y quizá permitan un acercamiento mayor, como darles de comer con nuestras manos o alguna demostración de cariño. Eso sí, hay que ser un poco paciente y no tratar de forzarlas... porque una ardilla no dudará en defenderse, inclusive con mordidas, si considera que las estamos invadiendo..