Carácter del Dálmata


11 Las principales características de un Dálmata son la fidelidad e inteligencia, rasgos que hacen de esta raza una de las mejores opciones para compañía.

Tiene un carácter independiente, pero al mismo tiempo le encanta estar junto a sus dueños, con quienes adora pasear, jugar y divertirse. Estos perros desbordan energía y adoran correr a gran velocidad, y no les gustan los paseos cortos.

Son además excelentes guardianes, defienden su espacio con tenacidad y, aunque son un poco tercos aprenden con facilidad, principalmente cuando son pequeños. Por este motivo, hay que comenzar su educación cuando son cachorros, es el momento en que mejor responderán al adiestramiento. De esta manera pueden evitarse los castigos, que le hacen sentirse muy tristes porque son sensibles al extremo. Justamente antes de llegar a adultos los Dálmatas son terriblemente juguetones, y si no tienes cuidado pueden mordisquear y destruir todos los objetos que estén a su alcance.

Regálale algunos juguetes y controla lo que dejas sobre muebles y demás lugares del hogar para no encontrarte luego con sorpresas desagradables. Estos perros viven mejor en una casa, a la que defenderán siempre, una vez que son desconfiados ante la presencia de desconocidos.

En cuanto a los niños, puede haber una perfecta convivencia entre perro y niño, siempre y cuando éste último respete la presencia y el espacio del Dálmata..