Chiste de mascota: el perro karate


11 Esta era una señora que, preocupada por los robos que había a cada rato en su colonia, decidió comprarse un perro guardián.

Cuando llegó a la tienda de animales, se encontró con que a muchas personas se les había ocurrido la misma cosa: pero no quedaba más que un mugre perrito. La señora ya se iba desconsolada, cuando el dueño de la tienda la detiene: - Espere señora ¿buscaba un perro guardián? - Sí...

pero ya veo que no le queda ninguno. - Al contrario, señora: me queda el mejor de todos. Este perro sabe karate... - ¿Cómo? - Se lo voy a demostrar ¿Ve aquella mesa? Fíjese bien: ¡Karate la mesa! Y el perrito salta en el aire, corre desaforado ¡Zuuuum!, a golpes y patadas ¡Zaszaszaszas!, hace astillas la mesa. - Ahora fíjese en la silla: ¡Karate la silla! Zuuuum! ¡Zaszaszaszas! El perrito hace astillas la silla. - Increíble, dice la señora, me lo llevo. Llega la señora a su casa con el perrito, y la recibe, enojado, su marido: - ¿No que ibas a comprar un perro guardián? ¿Como dejaste que te vendieran esta porquería...? - Pero mi amor...

Este perro sabe karate... - ¿Karate? Sí, como no ¡Karate, mis huevos...! ....¡Zuuuum! ¡Zaszaszaszas!.........