Cómo aplicar suero en animales


11 El veterinario dice: pásele tanto de suero.

Sí, claro, como si fuese tan fácil...LO ES.

Con practicar una vez pinchando un almohadón, un muñeco de peluche, una toalla, es suficiente. Vamos a empezar por el principio.

Para pasarle suero a un animal necesitamos el sachet con la solución (que indicó el veterinario), una guía para suero (es una manguera transparente), y una aguja de inyección. Para abrir el suero usamos una tijera desinfectada para cortar el pico, o giramos la llave de plástico hasta romperla.

La guía para sueros tiene en sus extremos una entrada para el sachet de suero (del lado de la cámara transparente donde se ve caer las gotas), y otra para conectar la aguja. Introducimos en el pico del sachet el extremo de la guía que corresponde, y una aguja de inyección estéril (la indicada por el veterinario) en el otro. La guía tiene una llave que permite controlar con qué velocidad pasa el suero.

Normalmente viene abierta al máximo.

Voltearemos el sachet hasta que el suero comience a bajar por la guía, llene un poco la cámara cuentagotas y comience a salir por el otro extremo. En ese momento cerraremos la llave (según el modelo, es una ruedita, una chapita que se dobla al medio, etc) y nos aseguraremos de no dejar burbujas de aire dentro de la guía. Por último, deberemos colgar el sachet de suero en cualquier parte, más o menos a unos 40 centímetros por encima del animal, asegurándonos de que si éste se mueve, la guía lo haga con él y no se salga la aguja.

Ahora, a pinchar al paciente (puedes ver las instrucciones ingresando aquí): Una vez introducida la aguja en la piel del "animal" (léase almohadón, etc), abriremos con suavidad la llave hasta ver caer las gotas en la cámara.

Ajustaremos la velocidad con que caen según nos indique el veterinario. Si hay que aplicar medicamentos, él nos enseñará cómo agregarlos directamente a la guía y a qué velocidad.

Si debe aplicarse en vena deberá mostrarnos primero el profesional..