¿Cómo decirle a los niños que su mascota murió?


11 Si nos duele a nosotros la muerte de un animal, imaginemos cómo pueden ver esto los ojos de un niño.

Cuando tenía 6 años envenenaron a mi gata Alelí.

Compartió la cuna conmigo desde que nací, siempre pendiente de lo que yo hacía, siempre compañera, hasta que tuve que verla fría y dura en la terraza de mi casa. Mi madre no quería que la vea, pero yo lo necesitaba. Y la acaricié y lloré y me despedí de ella.

Esa fue mi primer experiencia con la muerte de un animal.

Y le agradezco que me haya dicho la verdad, porque me enseñó que los animales tienen un tiempo de vida que debemos aprovechar, y por sobre todo, que no se trata de juguetes. Los niños ven las cosas muy distintas a nosotros simplemente porque están comenzando a vivir, y no comprenden todavía por qué los seres vivos dejamos este mundo para no volver. Pero así como los adultos velamos a nuestros seres queridos para cerrar un capítulo de vida, los niños también necesitan despedirse de sus mascotas. Por experiencia personal y tratar con muchos niños en esta situación, recomiendo que hablemos con los chicos con franqueza y usando cuidadosamente las palabras, eso de que el gato se fue tras una gata...

no va.

Da el mensaje de que su amigo se olvidó de ellos y los abandonó...dejándoles angustias y falsas esperanzas. Tampoco reemplacemos a la mascota a los pocos días, porque es posible que la comparen con la que falleció o la rechacen, o en el peor de los casos, que no importa que uno muera, si enseguida consiguen otro. La muerte es dura, pero creo que es mejor verlo en un animal antes que enterarse de todo esto cuando el que se va es un ser humano..