Comportamiento en jerbos. Peleas y canibalismo como problemas de manejo


11 Los jerbos son una comunidad maravillosa, sorprendentemente organizada y generalmente pacífica.

Pero cuando tenemos muchos, o se reprodujeron y el problema se nos va de las manos, es cuando surgen los problemas.

Los jerbos son sociables al punto que los machos permanecen junto a las hembras y sus crías, desde el nacimiento hasta la vejez. Las hembras no compiten con sus hijas por los machos y lo mismo sucede entre el padre y sus hijos.

Esto es en teoría. Cuando hay superpoblación y el espacio es reducido, la situación puede llegar a cambiar drásticamente, y siempre termina siendo fatal: Cuando un hijo se enamora de la madre, va a competir con su padre hasta que uno de ellos se vaya.

Al estar en cautiverio la pelea seguirá hasta que uno de ellos muera. Cuando una hija se enamora del padre, no suele competir con la madre, pero si ésta tiene una nueva cría, la matará con saña comiendo lentamente las cabezas de los neonatos (todavía sin pelo). Si una madre siente que sus crías corren peligro al oír u oler otras familias de jerbos, o está estresada por otras razones, se pondrá tan nerviosa cuando su cría abandone el nido que le les comerá la cola y las patas, y a veces mucho más, no quedando otra opción que sacrificar al jerbito.

A veces, aunque no haya una situación estresante suelen tener este comportamiento, y la solución será lamentablemente separarla de su pareja o esterilizar a uno de los dos.

La amputación de patas suele ocurrir cuando ya tienen pelo y caminan, pero sus ojos todavía no se abrieron. Si un macho escapa de su jaula y puede entrar en otra en la que hay una hembra con sus crías, las matará una por una, y reconoceremos las heridas ya que las tendrán en todo el cuerpo, a diferencia de las producidas por las hembras.  Para finalizar, recalcamos que estas situaciones suceden cuando hay un problema de manejo por parte de los humanos, tanto del ambiente como del espacio donde vive cada familia. Cabe aclarar que en el caso de las patas y colas amputadas, no deben ser sacrificados ya que se adaptan perfectamente utilizando sus muñones..