Consecuencias de infección con garrapatas en perros


11 Como vimos anteriormente, las garrapatas son parásitos que pueden atacar frecuentemente a los perros.

Succionan su sangre, produciéndoles irritantes y molestas picaduras, pero lo peor es que pueden transmitirles muchas enfermedades, algunas veces muy graves. Las garrapatas transportan bacterias, virus y otros parásitos de una serie de males, como ehrlichiosis, encefalitis, tularemia, brucelosis, enfermedad de Lyme y babesiosis, la cual tratamos en un reciente post. La ehrlichiosis le provoca a la mascota distintas molestias como fiebre alta, aumento de ganglios, problemas respiratorios, anemia, alteraciones neurológicas, ceguera, edema y vómitos.

Se trata con antibióticos. La encefalitis afecta el cerebro del animal, y si no es tratada a tiempo puede provocarle graves consecuencias y demencia, con un gran riesgo de muerte. Generalmente se trata con corticoides. Tularemia es una seria enfermedad que causa fiebre, anorexia, dolores musculares y descargas nasales y oculares y también se cura con antibióticos. Uno de los inconvenientes de la brucelosis es que en muchos casos no presenta síntomas, y este mal puede causarle a los machos daños a la próstata, atrofia testicular y hasta infertilidad.

En las hembras, se aloja en la placenta y puede provocar la muerte del feto o crías muy débiles con alto riesgo de muerte. La enfermedad de Lyme, también llamada borreliosis, es una grave enfermedad que en sus estadios más avanzados puede afectar las articulaciones y el sistema nervioso del perro, y además produce cuadros de fiebre, anorexia, miopatías, adenopatías y poliartritis.

Requiere un largo tratamiento..