Control de garrapatas en verano


11 Como todos sabemos, las garrapatas pueden ser una verdadera plaga en los meses calurosos de verano, están en el pasto, en la casa, caminan por las paredes, y por sobre todas las cosas, pueden hacer que nuestros perros estén desesperados rascándose, sacudiendo sus orejas, además de transmitirles enfermedades. Combatir a la garrapata no significa utilizar la pipeta solamente, ya que como vimos, miles quedan en el ambiente.

¿Por qué sucede esto? Es parte del ciclo de vida de la garrapata.

Veamos un poco de qué se trata: Las garrapatas necesitan de la sangre de los perros para vivir. Pero los cambios de estadío larvario y postura de huevos se hacen fuera del animal. La hembra, con su abdomen lleno de huevos, bebe sangre del perro hasta que los huevos están listos para ser depositados en algún rincón oscuro de la casa.

Se deja caer, busca un lugar adecuado y estalla liberando entre 1500 y 2000 huevos, que luego de 17 a 30 días se convierten en larvas que buscarán subir otra vez al perro. Para combatirlas en el perro se recomiendan baños con garrapaticidas y el uso de pipetas es el que más recomendamos, ya que el medicamento permanece en sangre y mata a los parásitos cuando van a alimentarse.

Con respecto al ambiente deberemos hacer fumigaciones o utilizar insecticidas especiales, cubriendo rincones, grietas en las paredas, y haremos lo mismo en el jardín, ya que hay muchas en el pasto. No olvidemos que las pipetas tienen efecto residual por un mes o dos dependiendo del laboratorio y que las garrapatas pueden permanecer en el ambiente sin alimentarse durante un año..