Cuidado del manto del perro


11 El manto largo tiene una particularidad en cuanto a su lavado, pero también en cuanto a lo que viene después de él: el cepillado.

Diferenciado del tipo de pelo sedoso, los cepillados tienen que ser más frecuentes y el mismo baño tiene que darse con mayor frecuencia. Por otro lado, el manto lanoso solo necesita recortes periódicos aunque no baños asiduos.

No mudan de pelo, y esa es una ventaja fundamental. El pelo liso encuentra su "solución" en un cepillado en el tiempo de muda. El es el más "cómodo" de todos, pues no requiere cortes y los baños se realizan con menos frecuencia. Los perros de pelo corto también no necesitan demasiados baños, pues el pelo no se enreda.

Solo cuando tienes un perro que se mueva en un espacio pasible de ensuciarlo necesitas bañarlo urgentemente..