Cuidados de arañas como mascotas


11 Entre los aficionados que entusiastamente se inclinan por adoptar animales no convencionales y especies exóticas como mascotas, los amantes de las arañas indudablemente se destacan del resto.

Los cuidados que les dispensan a sus arañas como mascotas son relativamente sencillos, y no demandan una atención desmedida. Para vivir en cautiverio, tu araña necesitará un terrario que reproduzca lo más fielmente posible su hábitat natural.

Utiliza un habitáculo que le permita moverse sin dificultades, y ten en cuenta su altura, de manera que tu mascota no se escape. Aun así, es aconsejable que el terrario esté cerrado con una tapa térmica que permita su ventilación. Deberás proporciónale a tu araña un entorno agradable y seguro, con un buen sustrato para cubrir el suelo.

Algunas especies cavan madrigueras, y por lo tanto habrá que suministrarles tierra.

Otras, en cambio, tejen telarañas y necesitarán ramas. Adiciónale al terrario algunas piedras y plantas que ayudarán a reproducir mejor su ecosistema. Las arañas son depredadores que requieren una dieta compuesta de alimento vivo, principalmente insectos: cucarachas, grillos, gusanos, moscas, larvas, tenebrios, etc.

Las tarántulas, en especial, son carnívoras, y muchos criadores -un tanto sádicos- adoran ofrecerles de vez en cuando un pinki (ratoncito recién nacido) vivo para que se den un festín... Es fundamental que le incorpores al terrario un recipiente con agua, que deberás renovar con frecuencia. Como puedes ver, el cuidado de tu araña no demanda grandes sacrificios... Si decides adoptar un arácnido como mascota, tan sólo deberás dispensarle las atenciones básicas mínimas, tales como el agua, el alimento y la higiene. Relacionados: Las arañas y sus especies La araña como mascota.