Cuidados de las ardillas (II)


11 Hoy terminamos la serie de posts acerca de los cuidados que tenemos que tener para criar ardillitas en nuestra vivienda.

Se trata de animalitos solitarios, bastante territoriales y defensores de su espacio, razones que justifican la necesidad de una jaula grande para criarlas, y así evitar que se peleen. Son criaturas muy higiénicas, que se acostumbran desde temprana edad a realizar su aseo diario, por eso no es necesario lavarlas ni cepillarles el pelo.

Así de ordenaditas son también al realizar sus necesidades, que siempre depositan en el mismo lugar de la jaula, que tendremos que limpiar asiduamente para evitar malos olores. Si tenemos una pareja de ardillas es muy posible que tengan crías dentro de la jaula, a partir de los nueve meses de edad se hacen sexualmente maduras y listas para la reproducción. En esa época aparecen las señales del celo, que por lo general duran de dos a tres días y se repiten dos veces al mes. El período de gestación dura más o menos un mes, y nacen de 3 a 5 ardillitas.

Vienen al mundo peladas y con los ojitos cerrados.

Después de un mes se atreven a salir del nido, y a partir de los dos meses pueden separarse de su madre y comer por su propia cuenta..