Cuidando a tu cachorro. Parte 2


11 Tú aprenderás junto con tu cachorro, todo lo bueno y lo malo de la crianza, lo mejor para su bienestar, siendo un deber tuyo criar de la mejor manera a tu cachorro, y un derecho del cachorro recibir todos estos cuidados con el mayor amor del mundo: La alimentación del cachorro: En la alimentación es importante el equilibrio entre los nutrientes.

Los alimentos balanceados especiales para cachorros son perfectamente equilibrados y cubren todos los requerimientos de tu pequeño compañero lo cual le permitirá crecer sano y vigoroso.

A la hora de comer los cachorros lucen muy simpáticos y los miembros de la familia tienden a darles comida de la mesa como agasajo. Esto es muy malo para la salud del cachorro ya que se desequilibra su alimentación. La cama del cachorro: Ofrécele una cama simple, sencilla, cálida y limpia, o una ducha adecuada para que no sufra las bajas temperaturas del invierno, si es que duerme al aire libre. Los juegos del cachorro: El cachorro, muchas veces, se comporta como si fuera un niño por lo tanto necesita jugar diariamente.

El juego es parte de su desarrollo psicofísico.

Puedes enseñarle a traer objetos como un palo o una pelotita. Paséelo en la calle o en el parque con collar: Muchas veces el cachorro salta o se trepa cuando llegan visitas al hogar, esto, por lo general, es visto como un gesto dulce y cariñoso por las visitas. Sin embargo este comportamiento no es el adecuado para nuestro animal, sobre todo teniendo en cuenta que se encuentra en pleno proceso de crecimiento.

Enséñale a tu perro a sentarse cuando alguien ingresa a la casa.

Cuando el cachorro se siente, gratifícalo con muchos elogios y caricias. Todos los cachorros tienden a mordisquear objetos, especialmente cuando están en el proceso de dentición (entre la semana número 14 y la 30 de edad). Enséñale a tu mascota cuales son los objetos que puede mordisquear y cuales NO.

Si muerde cualquier otro objeto rétela y dígale NO con un tono de voz firme.

Nunca le des al perro un zapato viejo o cualquier otro objeto de la casa para morder, porque se confundirá y creerá que todos los zapatos y los objetos de la casa son juguetes para morder..