Curiosidades sobre gatos Parte 2. Genética, audición, visión, sentidos, características


11 Existe una planta que fascina a los gatos.

Les hace disfrutar de momentos sublimes durante unos minutos.

Se trata de la nepeta cataria, también llamada menta o hierba de los gatos, de la familia del tomillo y la lavanda. Su perfume desencadena un comportamiento en el animal, similar al de una hembra en celo. Los gatos tricolores siempre son hembras. Se creía que los gatos eran incapaces de distinguir los colores.

Sin embargo, estudios recientes demuestran que pueden ver el azul, el verde y el rojo. Los gatos no pueden percibir los sabores dulces. El gato puede percibir sonidos aproximadamente dos octavos más altos que el hombre. Un gato tiene cuatro hileras de bigotes a cada lado de la cara; cuando el animal está tranquilo, permanecen de lado, mientras que se disponen hacia atrás si está en posición de ataque o defensa. La lengua del gato está formada por pequeños "ganchos", que les son útiles para atrapar y desgarrar el alimento. Los estadounidenses gastan anualmente más dinero en comida para gatos que en comida para bebés. La visión nocturna del gato es alrededor de seis veces mejor que la del hombre gracias al Tapetum Lucidum, una estructura del ojo compuesta por células capaces de funcionar como espejos, amplificando el más tenue rayo de luz. La mayoría de los gatos carece de pestañas. El ronroneo no siempre significa tranquilidad.

El gato también ronronea cuando está enfermo o asustado, y se dice que lo hace para tranquilizarse a sí mismo. Los gatos duermen de 16 a 19 horas diarias. Pero aún dormidos, están alertas a cualquier estímulo.

Además de hacerlo con la nariz, los gatos huelen con un órgano, llamado de Jacobson, situado en la parte superior de la boca. La cola es un órgano fundamental para el equilibrio del gato; funciona como una pértiga en manos del equilibrista o funámbulista. Los gatos pueden "vocalizar" en torno a cien sonidos diferentes, mientras que los perros sólo diez. fuente: mundogatos.