Desconfiado de su propia pata


11 Sinceramente, había visto perros que perseguían su propia cola, pero jamás uno que desconfíe de...

¡su propia pata! El animal se encuentra sentado en una sofá, predispuesto a jugar a comer un simulacro de hueso, cuando de repente una de sus patas traseras comienza a "acosarlo".

El resultado: el perro termina mordiéndose a sí mismo. Un simpático caso de "esquizofrenia canina" nos muestra este vídeo..