Diagnóstico de la cardiomiopatía hipertrófica en gatos


11 Diagnóstico de la cardiomiopatía hipertrófica en gatos, enfermedad que sin previo aviso puede dañar seriamente la salud de nuestra mascota, arriesgándola a sufrir problemas de corazón en ocasiones fatales. Te recuerdo que este tipo de cardiomiopatía se contrae hereditariamente, y un gato sólo podrá padecerla si uno de sus padres es portador del gen dominante que la transmite.

En algunos casos la mascota puede ser portadora de este gen sin desarrollar la enfermedad, pero igualmente podrá transmitirla a su descendencia. ¿Cómo se diagnostica la enfermedad? Para evitar daños mayores en nuestra mascota, hay muchos análisis de gran utilidad veterinaria: electrocardiogramas, radiografías, ecocardiogramas y ecocardiografías doppler.

Esta última es la práctica de mayor confiabilidad al mostrar la estructura y el funcionamiento del corazón, y permite detectar la cardiomiopatía inclusive en sus primeros estadios, cuando sus señales son mínimas o directamente inexistentes. Conocer la historia familiar de nuestro gato es muy importante para tener en cuenta la posibilidad de desarrollo de una cardiomiopatía hipertrófica; si los padres o hermanos de la mascota la han padecido ésta se encuentra dentro del grupo de riesgo. Y lo mejor sería comenzar a controlar el estado de su corazón previamente al comienzo de su edad reproductiva. El tiempo de sobrevida para una mascota con la cardiomiopatía es de cinco años, y aunque sea sólo portadora lo más conveniente es castrarla o esterilizarla para evitar que la enfermedad siga transmitiéndose a lo largo de las generaciones. A partir del primer año de vida y hasta los seis, es necesario realizarle anualmente al gato alguno de los estudios que te mencioné, porque la cardiomiopatía puede desarrollarse en cualquier momento de ese período. Relacionado: Enfermedades de gatos: Cardiomiopatía hipertrófica.