El caballo, un noble acompañante


11 En sus inicios y por miles y miles de años, el caballo era visto como una pieza de caza, sirviéndole como alimento al hombre prehistórico.

Por ser un animal de galope rápido era muy difícil que con armas rudimentarias se le pudiera abatir. Cuando el ser humano se hizo sedentario (establecerse de manera definitiva en una localidad determinada), se percató que el caballo podría ser una compañía muy útil.

Desde este momento este noble animal se convirtió en el ayudante de trabajo y fiel acompañante del hombre, muy fundamental en la historia de la humanidad. Según todos los indicios, este animal no tuvo su origen en Europa, sino que fue importado desde alguna apartada región oriental para su utilización doméstica. Aunque ésta no sea una mascota tan común como lo son los perros o los gatos, por razones obvias, no deja de ser menos importante porque, al fin y al cabo, cumple un objetivo tan importante como las anteriormente mencionadas: la compañía. No hay mayor perfección en la naturaleza que aquella que se aprecia en los movimientos de un caballo que corre por la pradera.

Ni hay mayor sentido de la libertad que aquel que se experimenta cuando se galopa sobre el lomo de este noble animal..