El Doberman y su comportamiento


11 El Doberman se caracteriza, especialmente, por una gran inteligencia.

Sus habilidades mentales hacen mucho más fácil una necesidad casi natural en el caso del doberman: su amestramiento. Si no se lo empuja a socializar durante su etapa a de cachorro, puede llegar a ser un poco arisco en la adultez.

Tolera bastante bien los entrenamientos de obediencia. Se trata de un perro que mantiene una relación cercana con su amo, de mucha fidelidad. Es un vigilante nato de las residencias en donde vive, cuidando de todo su entorno.

Tiene mucha valentía. Una cuestión de la que hay tener cuidado es su contacto con otros animales, pues normalmente no mantiene ningún vínculo profundo con ninguno, solo cuando se le ha educado a convivir desde pequeño con ellos..