El dragón barbudo


11 El dragón barbudo (Pogona vitticeps) es una especie de reptil de la familia de los agámidos originario de las regiones desérticas y semidesérticas de Australia.

Es diurno, omnívoro y terrestre semiarborícola.

Actualmente es comercializado como mascota en diversos lugares del mundo. Al igual que el resto de los agámidos, tiene la cabeza grande, las patas fuertes y la cola larga. Los machos son más grandes que las hembras, llegando a medir 60 cm de largo cuando son adultos incluyendo la cola, que suele alcanzar la mitad de la longitud total.

Pesan alrededor de medio kilo. El dragón barbudo es un reptil simpático y sociable.

Es bastante dócil y se deja manipular sin mayores problemas, aunque deberás tratarlo con suavidad para que no se estrese. Es muy curioso y activo, sobre todo durante el día, ya que se trata de un animal diurno.

Si bien es pacífico, también es bastante territorial. El terrario de tu mascota deberá ser más largo que alto, de 90 cm como mínimo, y de un ancho de 30-40 cm y una altura de 40-50 cm.

Deberá estar bien ventilado y sellado correctamente para evitar fugas. El sustrato en su ambiente natural es la arena, pero en cautiverio es mejor utilizar arena gruesa o conchilla para acuarios, para evitar la  intoxicación por ingesta.  Si tu dragón es muy joven lo más aconsejable es que utilices tiras de papel o césped artificial en lugar de arena.

Por otro lado, tu mascota necesitará un lugar donde esconderse y un área de reposo.

Podrás emplear rocas limpias y troncos para construir cuevas, que deberán estar bien fijadas para evitar cualquier posible derrumbamiento. Los dragones barbudos son omnívoros, y se alimentan principalmente de insectos y vegetales. Cuando son jóvenes la proporción es del 50%, pero en la adultez su dieta pasa a ser casi exclusivamente vegetariana.

Pueden comer saltamontes, grillos y gusanos un máximo de dos veces por semana, mientras que los vegetales deberán estar a su disposición las 24 horas. Podrás alimentar a tu dragón barbudo con escarola, zanahoria, acelga, calabaza y algunas frutas como mangos, manzanas o peras.

Deberás evitar ciertos vegetales como la espinaca y la lechuga. También es recomendable que le suplementes su alimentación con complejos vitamínicos y calcio. Relacionado: Reptiles como mascotas.