El Galgo Español


11 El galgo español era conocido ya en la Edad Antigua por los romanos.

Descendiente de los antiguos lebreles asiáticos, se ha adaptado a nuestras diferentes zonas de estepas y llanuras.

El galgo español ha sido exportado en grandes cantidades a otros países como Irlanda e Inglaterra, durante los siglos XVI, XVII y XVIII, siguiendo el galgo español las similitudes propias de la raza que le sirvió de base antes de su posterior selección y aclimatación. Apariencia General: Perro Lebrel de buen tamaño, con un esqueleto compacto, cabeza larga y estrecha, tórax de amplia capacidad, vientre muy retraído, y cola muy larga. Se le encuentra en dos diferentes tipos de pelo, el fino y corto o duro y semilargo. Utilización: Como lo dice la cita de arcipreste de Hita: "A la liebre que sale, luego, le echa la galga", este perro puede cazar liebres a la carrera, en rápida persecución y guiándose a la vista.

Igualmente ha sido empleado y puede acosar otras piezas de pelo como conejos, zorros e incluso jabalíes; pero la primordial utilización de la raza ha sido y es la caza de liebres a la carrera. Carácter: De carácter serio y retraído; en ocasiones, aunque en la caza demuestra una gran energía y vivacidad..