El gato balinés y el estándar de la Federación Felina Internacional


11 El gato balinés es una variedad derivada del gato siamés por cruzamientos con gatos de pelo largo, con el objeto de obtener un animal con una complexión y variedades de colores similares a los del gato siamés, pero con un pelo largo, sedoso y abundante. Según el estándar de la Federación Felina Internacional, el gato balinés ideal debe ser esbelto, elegante, con líneas largas que se afinan, elástico, musculoso y de tamaño mediano.

Y seguidamente enumera taxativamente los rasgos que debe presentar en su cabeza, orejas, ojos, cuello, patas, cola, etc. Cabeza: tamaño mediano, proporcionada con el cuerpo.

Equilibrada, tiene forma de cuña con líneas rectas. El cráneo de perfil es ligeramente convexo.

Nariz larga y recta, continuando la línea desde la frente sin ninguna rotura.

Hocico angosto. Mentón y mandíbula de tamaño mediano. Orejas: grandes y en punta, anchas en la base.

En cuanto a su ubicación, continuarán las líneas de la cuña.

Las puntas de las orejas no se inclinarán hacia el frente. Ojos: de tamaño mediano, ni protuberantes ni hundidos. De forma almendrada y ligeramente oblicuos hacia la nariz, para continuar armoniosamente las líneas de la cuña.

El color deber ser puro y límpido, de un brillante azul intenso. Cuello: largo y esbelto. Cuerpo y estructura: largo y esbelto, bastante musculoso pero delicado y elegante.

Los hombros no serán más anchos que las caderas. Patas: largas y finas, proporcionadas con el cuerpo. Pies pequeños y ovales. Cola: muy larga, fina incluso en la base.

Afinándose hacia la punta. Manto: fino y sedoso.

De un largo mediano en el cuerpo, algo más largo en el collar, hombros y en la cola, cuyo pelaje se verá erizado. No debe tener subpelo lanoso.

El color del cuerpo debe ser parejo. Relacionados: Gato Balinés: historia de la raza Razas de gatos de pelo corto: El Balinés El gato Balinés.