El gato Bosques de Siberia


11 El gato Bosques de Siberia, o gato siberiano, es una raza que se originó en el norte ruso hace alrededor de mil años.

Su origen exacto es desconocido -hasta se llegó a afirmar que es el ancestro de todos los gatos de pelo largo- pero es un ejemplo perfecto de adaptación de una especie a su medio ambiente. Es una raza poco difundida fuera de Rusia y algunas naciones del este europeo, aunque durante las dos últimas décadas se introdujeron algunos ejemplares en otros países.

Pero poco a poco, el gato siberiano va adquiriendo mayor popularidad, y hoy en día muchas son las personas que están dispuestas a esperar un largo tiempo para adquirir uno como mascota. Para que pudiera soportar los crudos inviernos de Siberia, la naturaleza dotó a este gato de un gran tamaño y robustez, pelo semilargo y muy tupido -tiene además la particularidad de ser algo oleoso- y una excelente musculatura. Un gato siberiano pesa entre 4,5 y 9 kg; es un magnífico cazador, tremendamente ágil. El color del pelaje del gato bosques de Siberia es asunto de discusión: mientras que en los Estados Unidos se permiten casi todas las combinaciones, en Rusia sólo se aceptan los tonos de base negra o rojiza, con la intención de preservar el aspecto silvestre del animal. Elegir al gato siberiano como mascota es una excelente decisión: este felino se caracteriza por su extrema docilidad, inteligencia y fidelidad hacia sus dueños.

Es muy juguetón, cariñoso e independiente, y por si fuera poco, le encanta jugar con el agua..