El gato Cartujo


11 La explicación más aceptada del surgimiento del gato Cartujo dice que fue criado en los monasterios franceses de los monjes cartujos de las proximidades de París.

Sin embargo, se afirma que ya el gran naturalista de la antiguedad Linneo (1707-1778) habla de la raza en sus textos. Su cabeza es redonda con hocico triangular, orejas de porte alto, mejillas llenas, muy anchas en los machos adultos.

Los ojos, por su parte, son redondos de color oro, cobre, amarillo o ámbar, lo que le dota de una belleza muy particular. El cuerpo en sí es poderoso y macizo, puede llegar a pesar 6 kg. Sus espaldas y pecho son amplimente anchos, como el cuello.

Asimismo, las patas que tienen son musculosas, con una cola larga, robusta, replegada sobre el dorso.

El pelo es corto, denso, aterciopelado y brillante. En cuanto a los colores, se admiten todas las tonalidades del gris, pero se aprecia más la clara.

La piel es totalmente azul. La personalidad del gato Cartujo se destaca por su carácter manso.

Es además bastante afectuoso, listo, independiente, buen cazador. Se adapta bien a un piso, sobre todo si tiene terraza. .